espejos

El lado oscuro que el distribuidor espejos no conoce

Todo el mundo sabemos que es un espejo y para qué sirve. Diariamente nos miramos en ellos y los usamos de formas diferentes, pero no sirven solamente para ver nuestro reflejo o ver si tenemos coches detrás cuando vamos conduciendo. Extrañamente existen usos que se le pueden dar a los espejos y pueden ayudar a comprender parte del funcionamiento del cerebro humano. Son muy versátiles ¿Quién lo hubiera dicho de algo tan simple? Estos datos demuestran que ni un distribuidor espejos sabe realmente la capacidad que tiene estos objetos.

Dar Luz

Los espejos además de reflejar la luz, el sonido y la materia también divide los haces de luz. Se suelen usar en instrumentos científicos y en telescopios. Un divisor es básicamente un cubo hecho con dos prismas de vidrio conectados en la base. La luz impacta en el divisor de haces y una mitad continua a lo largo de la trayectoria y la otra mitad refleja en un ángulo de 90 grados.

Espejo verdadero

Se dice que un espejo invierte la imagen, y es un mito. Realmente el reflejo de tu persona no se da la vuelta, lo que ves en el lazo izquierdo es tu lado izquierdo y lo que ves en el lado derecho, es tu lado derecho. Sim embargo existen espejos sin inversión llamados “espejos verdaderos”. Hacen que te veas reflejado como los demás te ven. Es fácil hacer uno de estos espejos en casa, solamente tienes que colocar dos espejos en ángulo de 90 grados. Los verdaderos espejos te dan un reflejo en 3D.

Refleja sonidos

No sirven solamente para ver el reflejo si no que en realidad pueden reflejar sonidos también. Los espejos que reflejan las ondas de sonido son los “espejos acústicos” y se comenzaron usando en Gran Bretaña para detectar ondas sonoras procedentes de los aviones enemigos. El único espejo fuera de estas tierras es de 61 metros y está en Maghtab, Malta, pero no tiene acceso al público.

Alucinaciones

Cuando nos miramos fijamente al espejo creamos una extraña ilusión. Este viejo truco se está empezando a investigar en la ciencia moderna, y puedes probarlo tu mismo. Solo tienes que poner una iluminación tan baja como te sea posible sin dejar de mirar tu propio reflejo. Poco a poco la cara comenzara a cambiar y se parecerá a una figura de cera como si la cara no te perteneciera a ti. Hay gente que afirma haber visto una serie de otros rostros o incluso seres fantásticos o monstruos mirando hacia atrás, otros ven caras de animales…

La verdad es que todo esto depende mucho en cierto modo del cerebro humano. Somos capaces de ver cosas donde no las hay solamente con imaginarnos que están. Y es que este pequeño objeto con el que el distribuidor espejos se gana la vida, puede crearnos tantos mundos como queramos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies