legislación ecommerce

Legislación española para el ecommerce: leyes a tener en cuenta para tu tienda online

Crear una tienda online no es tan fácil como abrir un Prestashop y empezar a llenarlo de productos. Es necesario hacer una planificación de toda una serie de áreas del negocio: entre ellas, el cumplimiento de la legislación española para el e-commerce. En España existen algunas normativas que como empresario que quiere vender por Internet te interesan. El incumplimiento de éstas u otras legislaciones puede suponer para tu negocio una disputa legal con algún cliente o demandante, lo que supondría algunas sanciones económicas para la empresa o el autónomo.

Veamos cuáles son las leyes que tienes que tener en cuenta para el ecommerce si quieres crear una tienda online. Lo recomendable es que, antes de lanzarla, te aseguras de que cumples con todas y cada una de ellas, ya que nunca se sabe lo que puede pasar.

LOPD (Ley Orgánica de Protección de Datos)

La Ley 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de carácter personal, afecta inevitablemente a las tiendas online. ¿Por qué? Porque para hacer cualquier transacción económica a través de Internet necesitas recoger datos del cliente a través de un formulario. Por ejemplo, la dirección postal a la que le vas a enviar el producto, o un teléfono de contacto para informarle durante el proceso, o un correo electrónico.

Estos son datos personales de terceros que pasan a estar alojados en tu base de datos, que a su vez estará alojada en tu hosting Prestashop. El responsable de esos datos ante la ley española eres tú, ya que la relación comercial se ha establecido entre el cliente y tú. Por tanto, el que debe preocuparse por el cumplimiento de toda la normativa de protección de datos es tu empresa.

¿A qué te obliga la Ley Orgánica de Protección de Datos?

  • A incluir el fichero en la Agencia General de Protección de Datos, con toda la información de clientes, proveedores y empleados.
  • A cumplir una política de privacidad. Lo que implica informar al usuario de toda la información sobre la entidad legal que está recogiendo esos datos, así como los derechos con los que cuenta como usuario: derecho de acceso, rectificación, cancelación u oposición.
  • A cumplir unas medidas de seguridad. Que están clasificadas según el tipo de información que se recoge (básica, media o alta). La información muy sensible (como religión, ideología, etc.) está catalogada como alta, aunque la mayoría de las tiendas online no requieren estos datos. Las reglas de seguridad están asociadas a una serie de ámbitos: gestión de soportes, copias de respaldo, identificación y autenticación, almacenamiento, traslado de la documentación y otros muchos puntos.

Ley de Servicios de Sociedad de la Información (LSSI)

La Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, también conocida como LSSI, afecta a todas las páginas web en las que se produzcan contrataciones de bienes y servicios por vía electrónica.

Las implicaciones de esta ley son las siguientes:

  • Publicar en la web alguna información clave: nombre y apellidos del autónomo o denominación social de la empresa, número de identificación fiscal, datos de inscripción en el registro mercantil, autorización administrativa si lo exige la actividad, datos del colegio profesional o título académico para profesiones regladas, códigos de conducta y dirección de correo electrónico.
  • Uso del email marketing: el usuario tiene que aprobar de forma expresa la recepción de e-mails comerciales, informar de que son correos comerciales y dar la opción al usuario de darse de baja de la lista de correos.
  • Política de Cookies: solicitar permiso a los usuarios cuando se vaya a instalar una cookie en su ordenador para recabar datos.

Nuevos cambios en la legislación del comercio electrónico

El pasado mes de marzo se publicó en el BOE una reforma de las leyes del comercio electrónico en nuestro país. El objetivo es que las tiendas online informen con más claridad a los usuarios para evitar todo tipo de abusos, especialmente en lo que se refiere a las llamadas comerciales y a la aceptación de contratos por Internet.

Hay algunos aspectos determinantes para los que se dediquen al ecommerce.

  • Informar sobre las características del producto o servicio, precio completo (incluyendo tasas, impuestos, etc.), los plazos de entrega (y derechos si se exceden los plazos pactados) y los costes de devolución (en caso de que haya).
  • Plazo de 14 días para devolver el producto si no se está conforme. En caso de que no se informe de esto, el plazo pasaría a ser de 1 año y 14 días. Por tanto, es un punto importante, ya que nadie quiere estar aceptando devoluciones 11 meses después de vender un producto.
  • Proceso de entrega: la tienda tiene un máximo de 30 días para enviar los productos al usuario. Si no se cumple, el usuario podrá cancelar el contrato sin penalización.
  • Proceso de devolución: si no se informa del proceso de devolución, el usuario no tendrá que pagar nada por la devolución del producto.
  • El horario de las llamadas comerciales sólo podrá ser entre las 9 y las 21 horas. Hay que dejar claro que es una llamada comercial.
  • No se podrán hacer contratos para dar alta un servicio sólo presentando la grabación de un usuario. Tiene que haber copia por escrito de lo contratado. No se podrá dar de alta si no lo firma el usuario, sea en papel, fax, correo electrónico o sms.

¿Te ha sido útil este artículo? Compártelo con tus amigos en las redes sociales. Y si conoces una tienda online que no cumpla estos puntos, compártelo con ellos a través de Facebook, Twitter o por correo electrónico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies